Vender fotografias por Internet desde casa.

Vender fotos

La venta de fotografías propias desde casa y a través de internet es un trabajo bastante sencillo: no se requiere de complejos conocimientos informáticos para crear tú catalogo y comenzar a vender tus fotografías, pero llegar a tener un catálogo que sea rentable, puede llegar a ser mucho más complejo de lo que te imaginas. Pero no te preocupes, ya que a lo largo de todo este artículo, iras viendo las claves para que puedas optimizarlo y mejorarlo para hacerlo lo más rentable posible en el menor tiempo posible.

La venta de fotografías por internet a la que haremos alusión a lo largo de todo este artículo es el llamado “micro-stock” o a través de agencias o bancos de imágenes. ¿Por qué nos concentraremos en este modo de venta online? Porque una vez que tengas preparado tu catálogo, solo restará esperar a que las miles de personas, empresas y agencias de todo el mundo que visitan a diario dichos catálogos, se interesen por tus fotografías y quieran comprarlas.

Hace algunos años, cuando una empresa o agencia necesitaba una determinada fotografía para colocar en una campaña, presentación, postal, calendario…, debían contratar un fotógrafo para que la realice  o bien, pagarle un dineral a empresas especializadas para que busquen en sus catálogos una fotografía una que cumpla con sus necesidades. En la actualidad, gracias a la gran cantidad de agencias microstock que han surgido en los últimos años, es posible que un fotógrafo como tú, le venda una de sus fotografías a una gran empresa para sus folletos, su página web o porque no, para sus campañas publicitarias.

¿Cómo es el proceso?: Muy sencillo: te registras, creas tu catálogo y estas agencias, que actúan como intermediarios a nivel global, las venden directamente a aquellas personas interesadas en adquirirlas. Así de sencillo.

Eso sí, no esperes hacerte millonario de la noche a la mañana, nada de eso. El negocio no radica en vender pocas fotografías a un precio muy elevado sino más bien todo lo contrario: vender muchísimas de tus fotografías a un precio muy bajo (y en muchas de las agencias) y lograr así, hacer una diferencia. Es por ello que, lo más recomendable, es tener un catálogo lo más amplio y variado posible, así como unos precios bastante ajustados a mercado.

Vender fotografias

Tambien te puede interesar...